el arte de vivir por encima del a b i s m o.

domingo

No sé qué tendrá mi cara que siempre invita a la confidencia. Me miran, me sonríen, algunos llegan hasta a hacer la mueca que precede al sollozo; después se dedican a abrir su corazón. Y, francamente, hay corazones que no me atraen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario