el arte de vivir por encima del a b i s m o.

jueves

había una vez una niña cuyo nombre no voy a revelar, a esta niña le gustaban las cosas simples, podía unir su vida contando casualidades, jugaba desde lo más alto por las mañana mientras observaba a la lejanía esa lluvia casual de verano, le gustaba caminar con frío, fumando el humo mientras todo pasa, mientras todos pasamos sin vuelta atrás, como cuando llegamos a un punto en el cual aparece un cartel que señala fríamente " punto sin retorno", ella solo caminaba sin saber a donde y sin saber con que razón, se emocionaba fácilmente, quizás hasta el más mínimo detalle la hacía sentir viva, de piel y huesos, mientras seguía su camino,sentía que volaba con la brisa, mientras las hojas caían a su alrededor por la larga calle, y mientras sus audífonos la hacían aislarse del mundo, hubiera sido casi imposible atribuir tanta casualidad a un hecho tan típico en este momento, pero ella era tan distraída, mientras que por su mente volaban las palabras que nunca antes habría conocido, mientras se dejaba caer al dulce placer del sentir, quizás hubiese sido más anecdótico, pero un día cualquiera, a una hora cualquiera, y quizás vaya a saber donde, se conocieron -nada fuera de lo común-
y bueno, no son así las cosas más importantes? el mismo día a día que nos da razones para seguir en pie, y bueno, de la misma manera, te conocí.
f i n .-
-dejemos ese 1% a imaginación del lector-

1 comentario:

  1. 1% toda la vida♥ tan lindo con su cuento! te todo solsillin loquillo, ahora y siempre (:

    ResponderEliminar