el arte de vivir por encima del a b i s m o.

sábado

caminé, caminé y seguí mi rumbo, mientras tanto, las luces se mezclaban una tras otra como en un incesante frenesí, las sombras se confundían mientras mis párpados caían bajo la dulce noche, que dulce abismo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario