el arte de vivir por encima del a b i s m o.

martes

después de haber pasado la tormenta, aprovechó una fracción de segundo, en la que pudo observar al frente, el otro andén estaba vacio, no lo podia creer, pestañeo para ver si era verdad lo que ocurria, observo fijamente el asiento de la derecha, y si, efectivamente estaba vacio, se fue, todos se van, yo sé que te irás, sé que todos se irán, y luego?... y luego.. y luego, si, creo que me iré, adiós.

No hay comentarios:

Publicar un comentario